Invitaciones: cómo hacerlas y enviarlas

El secreto de escribir una buena invitación no es ceñirse a una fórmula estricta, sino saber adaptarse al acontecimiento que queremos celebrar.

Una invitación es un reflejo del acontecimiento que estás preparando. Por eso hay que particularizar la tarjeta según el espíritu del encuentro a celebrar.

Regalos
Regalos: perfectos para acompañar a tus invitaciones más personales

Si quieres sorprender a un invitado especial, puedes entregarle un obsequio o regalo junto a la tarjeta de invitación. En Amiregalo encontrarás cientos de ideas para cualquier ocasión, incluyendo opciones de regalos personalizados con los que siempre acertarás. También es la tienda perfecta si eres tú quien ha sido invitado a una celebración o evento y quieres obsequiar al anfitrión o anfitriones.

Una ocasión especial

Con motivo de un acontecimiento extraordinario como puedan ser las bodas de plata, de oro o la inauguración de una nueva casa, puedes invitar por teléfono. La razón de ello es que los invitados suelen pertenecer a un círculo estrictamente familiar.

Pero también puedes optar por la versión más formal si ese círculo se amplía y forman parte de él personas no tan cercanas.

En este último caso tienes que enviar una tarjeta de cartulina con colores de fondo si quieres que no sea tan seria. El momento de enviarla debe ser tres semanas antes de la fecha prevista, para así dar un margen a los invitados y que puedan hacer sus planes.

No olvides poner las siglas SRC (se ruega contestación).

Es importante indicar el motivo de esta invitación, así podremos dar alguna pista a los invitados sobre cómo ir vestidos, aunque si no quieres correr riesgos siempre puedes especificarlo tú introduciendo el concepto: «Vestimenta formal».

Tarjetas informales

Puedes hacer un dibujo y fotocopiarlo o utilizar postales. Otra posibilidad es escoger una foto del homenajeado; por ejemplo, si se celebra sus 50 años eliges una imagen de su primera infancia y otra actual, escribiendo el texto entre las dos. El resultado es divertido y cariñoso.

Aunque si no quieres complicaciones siempre puedes enviar un mensaje por teléfono móvil, indicando fecha, lugar de celebración y motivo de la misma.

A veces esta fórmula hace que tu invitado tenga que llamarte para pedir más información sobre cómo ir vestido, cómo llegar, etcétera. El mensaje es tan escueto que no es suficiente, y lo más correcto es que sea el anfitrión quien llame para dar toda clase de detalles. Piensa que esta es realmente la más informal de todas las opciones.

Fiesta infantil

Tu hijo repartirá las invitaciones a sus amigos y compañeros, que puede comprar en una papelería, imprimirlas o hacerlas él mismo.

En cualquier caso debe especificarse muy claramente la hora de comienzo y finalización, la dirección exacta y, sobre todo, el número de teléfono para que confirmar su asistencia.

También puede incluir la forma de ir vestidos, para evitar la situación de poner al niño como un pincel para una fiesta en el jardín. Otra opción es pedir a los invitados que vayan disfrazados.

Es aconsejable añadir un plano del lugar donde se celebrará, que tú mismo puedes diseñar y fotocopiar.

Las buenas maneras exigen que respondas de inmediato a las invitaciones que recibas.

Participaciones de boda

Crear tus propias invitaciones
Crear tus propias invitaciones

Si somos nosotros los invitados, lo primero que debemos hacer es contestar, ya sea para confirmar, ya sea para mostrar nuestra contrariedad si no podemos asistir.

Nunca se deben dar respuestas ambiguas tales como «si me lo permite el trabajo, iré» o «vamos a ver si para entonces estoy en la ciudad, no sé…». Cualquiera de estas expresiones deja al anfitrión en la duda sobre nuestra asistencia y, además, tiene un deje minusvalorativo.

Muchas veces hemos visto abreviaturas en las invitaciones sin saber muy bien lo que significan. Corresponden a fórmulas oficiales de etiqueta procedentes del idioma francés, ya que este era el más extendido hasta su desplazamiento por el inglés. Las abreviaturas más corrientes son:

  • R.S.N.P.: Response, s´il vous plait (conteste, por favor).
  • S.R.C.: Se ruega contestación

Por supuesto, entre las dos opciones anteriores, la primera es mucho más «chic«. Además es una fórmula internacional, reconocible en los ambientes elegantes del mundo entero, incluso en los países de habla inglesa.

Sin embargo, si quieres darle un carácter más familiar a tu enlace, opta por la segunda, es más cercana y cordial, por lo que ya está dando a los invitados una idea del «espíritu» que tendrá la fiesta.

La importancia de cada ocasión

Como ves, la etiqueta no es algo inflexible, y eso es porque lo más elegante no es siempre lo más glamuroso sino lo más adecuado al momento.

Escoger una invitación con ribetes de oro y papel de pergamino para celebrar el catorce aniversario de tu hijo sería como vestirse con tacones de aguja para ir a una barbacoa en el monte.

La clave de la elegancia es siempre la discreción y la sobriedad. Eso sí, no dejes de expresar ternura y diversión en tus invitaciones cada vez que la ocasión te lo permita.

Juegos Montessori

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Aprender inglés desde casa

Lun Jun 13 , 2022
El idioma anglosajón es cada vez más popular a nivel mundial, y que los niños lo aprendan con fluidez, tanto hablado como escrito, es un tema muy interesante. Las clases extraescolares de inglés presenciales, parecen ser la única opción a elegir para muchos padres y madres, pero, han de saber […]
ingles online niños

Puede que te guste